¿Dónde invertir a un año vista?, ¿y a 5?, ¿y a 10?

Imagen: pixabay

Una de las grandes decisiones que un trader que invierte con 1000Extra ha de tomar antes de entrar en un producto o mercado, es definir por cuánto tiempo va a permanecer dentro: se puede estar en operaciones a corto plazo o se puede apostar por operaciones a largo plazo.

En las de a corto tendríamos dos opciones: las conocidas como operaciones de trading, en las que se compra y se vende durante la misma jornada o en jornadas muy juntas entre sí. Y las de medio plazo, en las que en un periodo inferior a un año se hace la entrada y la salida.

Sobre todo las primeras, son más adecuadas para inversores impulsivos que necesiten acción y que además tengan la oportunidad y el tiempo como para estar al tanto de todo lo que se cuece en el mercado.

El trading se basa en anticiparse al resto de inversores basándose en expectativas. Éstas, por su parte, están basadas en la información que seamos capaces de extraer de los medios de comunicación así como del análisis de los datos.

Para ello se requiere formación y experiencia, además de tener adquirida la rutina de revisar la prensa todos los días: foros en los que otros inversores compartan sus impresiones, revistas y prensa tradicional. Y nunca está de más tener el apoyo de un experto o un asesor que nos oriente en las fases iniciales.

A todo ello hay que añadir la templanza necesaria para saber cuál es exactamente el momento de entrar y cuál es el momento de salir. Dado que son operaciones muy cortas, se busca un volumen importante de aciertos con bajos márgenes, de tal manera que al final la rentabilidad global sea importante.

Para lograr el éxito, lo más indicado es operar en bolsa o en criptomonedas, que hoy por hoy tienen una fuerte volatilidad diaria.

La segunda opción de plazo sería trabajar en el largo, en operaciones superiores a un año y que incluso pueden llegar a superar los diez.

En este caso, han sido tradicionales las letras del estado, que han venido ofreciendo de manera recurrente durante las últimas décadas interesantes rentabilidades.

En operaciones a largo plazo es muy importante saber, cuando se contratan, el dinero del que se dispone y qué necesidad se puede tener de él a lo largo del tiempo. Es básico invertir con capital que se sepa de manera fehaciente que no se va a necesitar.

Muchas de estas operaciones, ya sean online u offline a través de intermediarios, suelen tener condicionantes que exijan no salir de manera anticipada. Esto supone que si se sale antes de tiempo podamos echar al traste la rentabilidad conseguida con anterioridad.

Por tanto, se debería de intentar buscar operaciones que, aunque tengamos claro que no nos vamos a salir, podamos hacerlo sin penalización. Una buena opción sería invertir en bolsa con la idea de buscar el cobro de dividendos anual. En la bolsa española hay empresas, como Enagás o Telefónica, que ofrecen entre el cinco y el seis por ciento de rentabilidad en cada ejercicio.