La importancia de los detalles

 

Últimamente estoy muy mal de memoria, no sé porque pero cosas tan básicas como lo que comí el día anterior o donde está el coche aparcado son cosas difíciles de recordad. No me quiero preocupar mucho porque todavía no alcanzo los cuarenta y creo que es demasiado pronto para pedir consejo a un medico. La verdad es que siempre he sido una persona olvidadiza por lo que no lo he tenido muy en cuenta, además las fechas importantes o las tareas más incipientes no se me olvidan, son pequeñas cosas que no me afectan mucho en la vida diaria pero que empiezan a quitarme un poco el sueño.

He empezado a realizar algunos ejercicios mentales para ir fortaleciendo el cerebro, esto lo he leído en internet por lo que no sé si será efectivo o no, pero bueno, daño no me hará.
También he comprado unas pizarras vileda en las que voy apuntando las cosas más importantes como las citas médicas o la hora de la consulta del dentista.

Hay muchas enfermedades relacionadas con la memoria, y la verdad es que es un poco preocupante, no entro entre la media de edad de sufrir una de estas enfermedades pero los síntomas pueden parecerse bastante a los de esos males. Cuando pensamos en estas enfermedades las vemos reflejadas en abuelos y abuelas, no en personas de cuarenta años, y es que es alucinante como se deteriora el cuerpo humano, y el cerebro, ese gran desconocido para los científicos e investigadores.

Según los datos una de cada diez personas mayores de sesenta y cinco años padece Alzheimer y cada día se diagnostican miles de casas de demencia en nuestros mayores. La principal causa de esta enfermedad es envejecer, así de crudo y de real. Envejecer te da una papeleta para el sorteo del Alzheimer, como ahora la esperanza de vida es más alta, los enfermos de esta enfermedad son más. Actualmente hay unos cuarenta y seis millones de personas en el mundo diagnosticados con esta enfermedad tan devastadora que se lleva tus recuerdos, tu pasado y tu futuro, tu vida.

Desde hace tiempo se está estudiando para buscar una cura, y se conseguirá, solo hacen falta recursos para la investigación, y en algún momento podremos decir que hemos vencido a la enfermedad, no dejemos que este mal se lleve a nuestros mayores, demos una nueva oportunidad a los queridos abuelos.