Clases de inglés por Skype, educación a salvo de restricciones

España se encuentra, de nuevo, expectante ante la evolución de una nueva ola de la COVID 19. Ante una situación de incertidumbre como en la que nos encontramos, especialmente como consecuencia de la gran cantidad de virulencia con la que parece haber llegado esta tercera ola, son muchos los ámbitos de trabajo a los que se han visto obligados a tener que redefinir su actividad. Entre ellos, el de la enseñanza.

Las clases de inglés por Skype se han asentado como una de las mejores fórmulas para poder seguir llevando a cabo el aprendizaje de los alumnos con independencia del contexto que nos rodea. Frente a las soluciones presenciales, este tipo de soluciones permiten imprimir una mayor estabilidad y tranquilidad en el alumno. Como consecuencia de que resultan mucho más sencillas de llevar a cabo su programación y no permanecen determinadas por el contexto que nos rodea.

La COVID 19 manifiesta la necesidad de reinventarse

Frente a otros países europeos, en España los procesos de digitalización siempre parecen haber ido a una velocidad inferior a la que podríamos encontrar en los países vecinos. Con la crisis impulsada por el coronavirus, en nuestro país quedó latente la necesidad de llevar a cabo una actualización en materia de educación a distancia. Así como en todos los procesos que existían en torno a la misma.

La COVID 19 ha evidencia la carencia que existía en España para adaptar todos los procesos propios de la educación a distancia. Una situación que, a posteriori, se replica en el mercado laboral. Un escenario que ha obligado a muchas empresas a tener que adaptar su actividad a esta nueva forma de entender la realidad y de basar sus flujos de trabajo.

Este ha sido el motivo por el que las academias de inglés que llevaban ya una gran cantidad de años trabajando en modalidad online, exprimiendo las posibilidades que brindan las clases de inglés por Skype, han experimentado un fuerte crecimiento durante los últimos meses. Como consecuencia de que en su rutina diaria ya se encontraban todos los procesos propios de la educación a distancia, sus alumnos pueden beneficiarse de las ventajas que supone este tipo de educación frente a cualquier otra fórmula existente en nuestro país.

Un proceso de transición clave

La experiencia del alumno se convierte en un elemento clave que todas las academias deben perseguir con el objetivo de poder proporcionar una experiencia satisfactoria al mismo. Por esta razón, el proceso de transición desde la educación tradicional hacia la educación online debe tener en cuenta una serie de procesos con el objetivo de poder garantizar en todo momento el mejor rendimiento por parte del alumno.

Para que este proceso de transición pueda llevarse a cabo, se debe realizar una importante inversión en materia de tiempo. Así como en los recursos con los que cuenta la academia en cuestión. Siendo inviable poder llevar a cabo el mismo en cuestión de semanas, como ha ocurrido durante el COVID 19.

Las academias de idiomas a distancia que puedes encontrar en nuestro país llevan una gran cantidad de años apostando por esta fórmula. Consciente de que en otros países del mundo, las clases de idiomas por Skype se han convertido en una herramienta que no deja de crecer en importancia.

En un país como España, las clases de inglés por Skype se han posicionado como uno de los productos más atractivos. Posicionándose como un elemento clave ante un contexto de dimensiones tan complejas y competitivas como al que tenemos que hacer frente en la actualidad. Apostando por sus ventajas, nuestra educación permitirá situarse a la altura del resto de países vecinos que tantos años llevan apostando por esta fórmula.