Como se cambia la bomba de agua

Para que tu coche funcione de una forma óptima es vital que tenga una temperatura óptima de funcionamiento. En todo caso, si deseas conseguir los mejores precios puedes comprar repuestos desguace bmw, porque así podrás ahorrar dinero y tener unos repuestos de una calidad muy elevada.

Sin embargo, es probable que quieras cambiar la bomba de agua de tu coche por tu cuenta, y así ahorrarás dinero. Si no sabes cómo hacerlo, te invito a que sigas leyendo atentamente este post para que puedas saber cómo hacerlo de una forma eficiente.

Consejos para cambiar la bomba de agua

Es vital tener en cuenta que puedes llevar tu coche a un taller mecánico y allí se encargarán de hacer la reparación de una forma efectiva. Pero, es una opción costosa, porque dependiendo del modelo de tu coche tendrás que invertir hasta 1000 euros en la misma.

Si no quieres gastar tanto dinero, una bomba en un desguace te costará menos de 150 euros, por lo cual debes tener esto presente. En todo caso, para hacer el cambio por tu cuenta debes asegurarte de seguir estos pasos básicos:

Quita la bomba de agua

Lo primero que debes hacer es poner el coche en posición, porque para facilitar el proceso lo mejor es que esté elevado. En todo caso, debes asegurarte de que el coche esté completamente frío para evitar quemaduras con el líquido refrigerante. Para ello, se recomienda dejar el coche apagado desde la noche anterior.

Debes drenar el líquido refrigerante por completo, y después debes desconectar las mangueras de la bomba de agua. Una vez hecho esto, debes retirar la bomba de agua del motor quitando los tornillos de fijación de la misma, garantizando así la mayor comodidad posible.

Instala la bomba de repuesto

Es fundamental que compares la bomba que acabas de quitar con la que compraste de repuesto con la finalidad de que puedas evitar cualquier inconveniente. Para su instalación, bastará con colocarla en su lugar con los tornillos de fijación y conectar las mangueras en la posición que estaban anteriormente.

Debes asegurarte de revisar que no exista ningún tipo de fugas en el motor, en especial porque así evitarás cualquier inconveniente. Después debes encender el motor para purgar el sistema y rellenar el faltante de líquido refrigerante. Deja en reposo el coche durante 4 horas antes de volver a usarlo y ya estará totalmente lista la reparación.