Reprogramar la centralita

Al fabricarse un vehículo, la ECU (siglas en inglés de Engine Control Unit) es programada siguiendo un patrón, el cual servirá de base cuando se vaya a sacar la siguiente versión de otro modelo que utilice los mismos parámetros del motor. Si tiene diferentes niveles de potencia, serán predeterminadas por la Unidad de Control del Motor o centralita.

Por ello, es que para reprogramarla se modifica su software, esto aumenta la potencia y se eleva el par motor. Este tipo de operaciones es preferible que las realice un profesional en un centro de confianza, es la mejor manera de que se ajusten los valores de manera equilibrada, así no correrá riesgos de sufrir averías serias.

Antes de que la centralita se reprograme es preciso que primero considere múltiples factores, como la marca, el tipo de motor, el soporte que tenga, entre otros. Por ejemplo, si suele conducir de manera agresiva, como ocurre al ir de off road, no le será de beneficio alguno; al contrario, aumentará su desgaste. Lo mismo para un coche atmosférico a gasolina y sin turbo, el consumo de combustible podría llegar a un 10%, además por tener limitadores las prestaciones no mejorarán.

Algunos se preocupan por saber si esta modificación es detectable y lo cierto es que mientras haya sido hecha por un profesional no; solo se mostrará que se ha accedido a ella  y ello podría ser para análisis de la ECU. Por tanto, la reprogramación es indetectable para la ITV y los concesionarios, y no perderá la garantía; sin embargo, de hacerlo dándoselas de sabio, tendría problemas con todo lo anteriormente mencionado. Además tendría inconvenientes para incluirlo en la ficha técnica, ya que de ser una modificación que supere el 10 % debería estar reflejada en ella.

Modificaciones en la ECU

La unidad de control del motor es un elemento bastante delicado, recuerde que es el encargado de recibir la información que recaban los sensores y toma ciertas decisiones basándose en ello y en las elecciones del conductor. Una reprogramación mal hecha traería problemas a varios componentes de la máquina y descontrolaría a la misma centralita.

Las averías podrían resultar bastante molestas o inclusive llegar a ser complicadas, y ante ello solo hay dos opciones, apechugar y hacerle frente a las reparaciones o venderlo. Esta última opción es bastante acertada según el daño que se haya producido al vehículo; en ocasiones, los costes de las piezas, más la mano de obra es cara, mientras que al venderlo se evita preocupaciones y obtiene algo por él que bien serviría para obtener uno nuevo.

Haga clic en http://www.cochesparadesguace.com/ y con rellenar el formulario estará a un paso más cerca de terminar con los inconvenientes y obtendrá una remuneración justa, gracias a la tasación gratuita que le ofrecen con la solicitud.